Recomendaciones: Merlí. ¿Algún Psicólogo en la Sala?

Imagen obtenida de: https://seriesblanco.com/serie/3648/merli.html

¡Buen día, lectores! Esta semana el artículo que os propongo será algo ligero, pero os prometo que no tiene desperdicio. Vuelvo a haceros una recomendación seriéfila (sí, hago muchas recomendaciones, lo sé, pero es que hay tantas cosas que quiero compartir con vosotros…).

 

En este caso la serie que os recomiendo es Merlí, una producción catalana que narra la historia de un profesor de Filosofía que comienza a dar clase en el instituto donde estudia su hijo. La premisa parece sencilla, pero en seguida nos atrapa con la personalidad arrolladora del profesor, los dilemas morales que se nos plantean, las lecciones de filosofía y de vida que ofrecen y todo el drama emocional propio de la adolescencia (aunque en este campo los mayores tampoco se quedan atrás).

 

Cada capítulo lleva el nombre de un filósofo famoso, y la lección de Merlí al respecto es el hilo conductor que guía la trama del episodio. Durante sus 3 temporadas, vamos siguiendo a la clase de Bruno, el hijo de Merlí, y todas las vivencias que tienen lugar en sus años de Bachillerato. Por el centro van pasando diferentes alumnos y profesores, vemos amistades, enemistades, amores… también en la vida de los familiares de los alumnos. En general es una serie costumbrista que nos presenta cómo es la vida de los estudiantes y las familias del Àngel Guimerà, y también vamos observando cómo maduran y evolucionan.

 

A continuación os expondré los motivos por los cuales considero que esta serie es digna de recomendación:

  • Lecciones de Filosofía… y de vida: en general, Merlí es un profesor testarudo y subversivo, pero una cosa que me gusta de él es que en lugar de seguir el currículo a rajatabla, escucha las preocupaciones de los alumnos, les plantea el pensamiento que los autores tienen al respecto e intenta que conecten al máximo con la asignatura. Es capaz de conseguir que los alumnos conecten con él, pese que a priori parece una persona cascarrabias y egocéntrica. La empatía e inteligencia emocional que nos transmite en ocasiones en el aula contrasta con la falta de la misma en ciertos puntos de su vida personal. Eso hace que veamos al personaje como más humano, y sirve de modelo a la vez que nos demuestra que nadie es perfecto, y que todos podemos equivocarnos, pero lo importante es saber cómo arreglarlo.

 

  • Evolución de los personajes: en relación con esto último, podemos observar que capítulo tras capítulo y temporada tras temporada, los personajes van evolucionando. Esto aleja a la serie de las típicas producciones de temática adolescente con personajes planos y que no dejan huella. Todos podremos identificarnos con alguno, y sacar valiosas lecciones.

 

  • Trata temas incómodos pero necesarios: una cosa que desde el principio me encantó de esta serie es que trata temas del día a día que normalmente o son ignorados o son tratados sin ninguna naturalidad. En Merlí no encontraremos apenas tratamiento dramático o efectista, de hecho hay momentos en los que narra de manera muy cruda. Temas como la salud mental, las relaciones de pareja, los celos, las drogas, la soledad, la enfermedad y la muerte aparecen de manera recurrente y son mostrados como parte de la vida.

 

  • Idealización: cuando Merlí llega al instituto, los alumnos en seguida le idealizan por saber conectar muy bien con ellos y hacer que se sientan escuchados e importantes. Pero poco a poco, algunos van llevándose desengaños y consiguen ver que, por muy buen profesor que sea, Merlí es una persona, y las personas se equivocan, tienen defectos y cometen errores. Lo bueno es que finalmente eso no es obstáculo para que la relación entre ellos siga siendo buena: los alumnos aprenden con ello que nadie es perfecto, pero que eso no significa que por no ser perfectos no merezcamos respeto, amistad o cariño.

 

  • Normalización y visibilización: en general, los personajes femeninos de la serie son variados, bien construidos y que no dependen de la existencia de un hombre para tener peso en la trama. Hay aspectos que mejorar, pero por norma general la serie es respetuosa en este aspecto. También mejora las series existentes en representación de colectivos LGTB, aunque aún son tratados como una rara avis. En cierto modo, esto refleja el tratamiento de estos colectivos en la realidad española, pero por una vez sería agradable verlos correctamente representados y normalizados, sin que sean la excepción.

 

  • Políticamente incorrecta: como su protagonista, Merlí es políticamente incorrecta. El profesor cuestiona continuamente a la autoridad y el sistema económico, político y social imperante. Además, anima a los alumnos a hacer lo mismo, y a promover acciones contra lo que consideren injusto. En general, la serie anima a cuestionarse las cosas, a desarrollar el pensamiento crítico y luchar por lo que creemos correcto.

 

En general, y pese a su final algo forzado y a mi juicio prematuro, la serie transmite muchos conocimientos y valores útiles, sin dejar por ello de ser divertida, entretenida o perder gancho. Por ello, la recomiendo y opino que es una muy buena manera de que adolescentes y jóvenes adultos combinen entretenimiento con aprendizaje.

Sé el primero en comentar

Si además de leer, comentas...¡ERES DE 10!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.