La paradoja de Abilene: ¿Algún psicólogo en la sala?

Hay una cosa que sabemos con total seguridad: de forma general, el ser humano se siente incómodo llevando la contraria a su grupo de referencia.Ese grupo puede ser la familia, los compañeros de trabajo, los amigos… sea cual sea, se mantiene la norma de no contradecir los deseos del grupo.

¿Por qué, cuando formamos parte de un grupo, estamos dispuesto a hacer cosas que no haríamos estando solos?

Veamos dos respuestas sencillas.

1.Cuando formamos parte de un grupo, asumimos que nuestros deseos individuales deben quedar relegados a un segundo plano.

Pero, ¿por qué hacemos esto? Es fácil: la seguridad (física, emocional, económica…) que aporta formar parte de un grupo es para nosotros mucho más importante que la satisfacción de un deseo individual.  Es decir, priorizamos mantener el apoyo del grupo.

2.Nadie quiere ser un saboteador. Cuando un grupo ha tomado una decisión y uno de los miembros se levanta en contra, la tendencia es que el grupo haga presión para hacerle cambiar de opinión.

Pero, curiosamente, el arma más potente del grupo no será la argumentación. El arma más potente del grupo será hacer sentir al miembro en contra que está perdiendo prestigio social. Es decir, que corre el riesgo de perder el apoyo del grupo.

La psicología social ha explicado estos comportamientos haciendo alusión a dos conceptos fundamentales: el pensamiento grupal y la conformidad.

Pensamiento grupal: en una situación de pensamiento grupal, cada miembro intentará pensar lo más parecido posible a lo que espera que piense el grupo.

La conformidad: cambio de opinión individual que se produce para adaptarse a la opinión del grupo como consecuencia de la presión real o simbólica que ejerce.

La paradoja de Abilene es una anécdota que, en 1988, recogió Jerry B. Harvey en su libro The Abilene Paradox and other Meditations on Management. La paradoja ilustra cómo, con demasiada frecuencia, el pensamiento grupal obtiene decisiones terribles que jamás serían tomadas de manera individual. 

¿Cuántos comportamientos grupales pueden ser explicados por la paradoja de Abilene?

Un, dos, tres, responda otra vez…

 

Sobre Carolina (Algún Psicólogo en la Sala) 31 Artículos
Psicóloga y Educadora Infantil. A mí sí cuéntame cuentos Cofundadora, administadora y creadora de contenido web en www.algunpsicologoenlasala.es

Sé el primero en comentar

Si además de leer, comentas...¡ERES DE 10!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.