Búsqueda de empleo eficaz: evitar la procrastinación ¿Algún Psicólogo en la Sala?

¡Buenas tardes! Hoy en día la búsqueda de empleo se ha vuelto más compleja y diversa que antes. Hay diferentes medios de buscar empleo, multitud de nuevas empresas, nuevos sectores, nuevas profesiones, exigencias… Es fácil que todo ello, unido a la sensación de fracaso que ocasiona el no recibir una respuesta o gratificación inmediata (cosa que sucede casi siempre) facilite que aparezca la procrastinación. Aquí os daremos claves básicas para hacerle frente.

Pero antes conviene que hagamos una pausa para clarificar el concepto. ¿Qué es la procrastinación? Pues la acción y efecto de procrastinar. Pero, ¿qué es entonces procrastinar? Pues según la RAE es lo siguiente: “Diferir, aplazar”.

En resumen, procrastinar es el hecho (a veces puede ser considerado arte) de posponer tareas importantes, dejándolas para el último momento. La procrastinación puede provocar tanto sensación de ineficacia o inutilidad como estrés y ansiedad, al agolparse todas las tareas en un periodo breve de tiempo.

En el ámbito de la búsqueda de empleo, es fácil que muchas veces falte motivación y sea complicado encontrar la voluntad para buscar empleo de forma activa. Muchas veces procrastinaremos y diremos: “esto lo puedo hacer mañana” o “cuando llegue a casa me inscribo en este portal de empleo”… y luego nunca lo llegamos a hacer, o lo hacemos muy tarde.

Al contrario de lo que se puede pensar, la procrastinación puede darse en multitud de casos, no solo en personas que catalogaríamos como “vagas” o “perdidas en la vida”. De hecho, es algo que todos hacemos en mayor o menor medida, y la mayor parte de las veces la procrastinación se asocia a unos altos niveles de perfeccionismo y autoexigencia. Un pensamiento del estilo: “para hacerlo mal, no lo hago, tengo que hacerlo perfecto o nada”.

Para vencer a la procrastinación en el ámbito de la búsqueda de empleo, y romper el círculo vicioso que supone, os propongo los siguientes consejos:

  • Hacer una lista de tareas: Parece muy obvio, pero si nos organizamos y hacemos una lista con las tareas que queremos llevar a cabo, por lo menos tendremos una idea clara de todo lo que tenemos en mente, y será más fácil llevarlo a cabo, ya que lo veremos como algo más concreto y abordable.  Por ejemplo, hacer una lista de todos los sitios a los que queremos enviar el currículum, de los portales web de empleo en los que nos queremos inscribir, de los cambios que debemos hacer en nuestro CV…

 

  • Establecer un horario o agenda para las tareas: Con hacer la lista no basta, tenemos que llegar a cumplirla, y para eso es necesario llevar un orden. Debemos tener claro que la búsqueda de empleo es una carrera de fondo, y debemos sudar cada kilómetro antes de llegar a la meta. Para ello, lo mejor es repartir las tareas que queremos hacer (preparación y envío de CV, registro en portales de empleo, redacción de cartas de presentación…) con un orden secuencial y lógico, en días o semanas. Debemos procurar que la carga de trabajo sea asumible, equilibrada y en ningún caso excesiva, ya que eso nos agotará, quitándonos energía y haciendo más probable que caigamos en la procrastinación los días siguientes. Recordad: carrera de fondo, así que nada de sprintar un día y al siguiente morirnos con las agujetas.

 

  • Intercalar tareas agradables y desagradables: Como en todo, habrá tareas asociadas a la búsqueda de empleo que nos gustarán más que otras. Para evitar desmotivarnos, debemos programar las tareas de manera que mezclemos las que nos gustan y las que no nos gustan tanto, dejando también espacios de descanso, e incluso programando pequeñas recompensas tras haber cumplido los objetivos propuestos.

 

  • ¿Por qué no hacerlo en grupo?: Puede sonar raro así de primeras, pero ¿por qué no buscar empleo en grupo? Si eres una persona mínimamente sociable, es probable que las tareas se te hagan más livianas si las llevas a cabo en compañía. Así que podemos compartir la aventura de buscar empleo con otras personas que se encuentren en la misma situación que nosotros, o al menos similar. De hecho, hay lugares en los que se llevan a cabo talleres de técnicas de búsqueda de empleo, donde todos los integrantes del grupo aprenden y se preparan para afrontar la búsqueda de empleo y las entrevistas de trabajo de forma exitosa.

 

  • Deshazte de las tareas pequeñas: Hay veces que tenemos multitud de tareas pequeñas y nos sentimos desbordados por ellas. Para evitar llegar a este punto, lo mejor es seguir una sencilla regla: “si puedo hacerlo ahora, es mejor que lo haga ahora”. Así que, si en ese portal de empleo nos piden que redactemos una breve descripción sobre nuestra trayectoria profesional… es mejor que lo hagamos ahora, antes que dejarlo para mañana.

 

  • Abandona el “mañana empiezo”: Enlazando con el punto anterior, si puedes empezar hoy, no empieces mañana. Un “a partir de mañana empiezo a organizarme” puede ser un primer paso para la procrastinación. Así que, en cuanto lo decidas, hazlo. “Debería inscribirme en esa oferta, pero ya lo haré mañana”… ¡hazlo ahora!

 

  • ¡No te desmotives!: Esta debería ser la norma principal. No te desmotives si no te sale todo a la primera, no te desmotives si en la primera semana o el primer mes no te llaman, no sientas que debes dejarlo todo porque no te ha salido trabajo tras esa entrevista. La búsqueda de empleo es un proceso largo y tortuoso, que suele dar frutos tardíos. Así que, aunque sea frustrante a veces, es importante mantener la calma y el buen humor, pensando que si conseguimos seguir centrados y trabajando duro, daremos con nuestro trabajo. Es duro, sobre todo en estos tiempos de recesión económica, y no es fácil seguir adelante con la moral alta, pero merece la pena. Ganaremos en salud, bienestar y además nos mantendremos en una actitud positiva que nos facilitará las cosas en las entrevistas y pruebas que nos puedan surgir.

 

 

Sé el primero en comentar

Si además de leer, comentas...¡ERES DE 10!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.