Alexitimia, ¿Algún Psicólogo en la Sala?

Hoy traemos la alexitimia a ¿Algún Psicólogo en la Sala? porque hemos visto alguna imagen circulando por este mundo cibernético nuestro acompañada de un texto que decía lo siguiente:

“Alexitimia: la incapacidad de amar”

Y esta fue mi reacción:

 

 

 

 

 

 

Probablemente la imagen en cuestión tuviera por objetivo definir brevemente el concepto, pero vamos…objetivo catastróficamente fallido.

Esto le pasa a cualquiera: divulgar no es sencillo, decir tonterías, sí. Todxs decimos tonterías de vez en cuando (o con mucha frecuencia, dependiendo del sujeto). No pasa nada, vamos a intentar arreglarlo:

¿Qué es la alexitimia?

 

Vamos a desmenuzar un poco la definición para irle sacando las espinas y se pueda comer mucho mejor.

Primero de todo: nos referimos con alteración al fenómeno por el cual algo se presenta de manera divergente a como suele hacerlo para la mayoría de personas de un mismo grupo sociocultural o como se esperaría que lo hiciera de manera natural. No en todos los casos la palabra alteración indica una psicopatología.

En segundo lugar, nos referimos a afectividad cuando hablamos del mundo de las emociones y sentimientos de cada persona. Las emociones (tristeza, alegría, miedo…), los sentimientos (amor, amistad, felicidad…) los deseos, los instintos… son conceptos que conforman la afectividad.

Ahora que ya tenemos mas claro qué significa “alteración de la afectividad”, podemos comenzar a llenar esta categoría con conceptos como tristeza y alegría patológicas, anhedonia, disforia, paratimia, labilidad emocional, rigidez emocional, apatía, abulia, aprosodia, indiferencia afectiva… y ALEXITIMIA.

El término significa etimológicamente “falta de palabras para los afectos”.

La alexitima como alteración no está exenta de críticas y debates en torno a cual es la realidad exacta que describe. Esto pasa con prácticamente todos los conceptos psicopatológicos y aunque supone un esfuerzo extra para lxs alumnxs que se enfrentan a esta materia de estudio, es toda una suerte que sea así: los desacuerdos fuerzan el desarrollo de la investigación y el conocimiento. La ciencia funciona así, una propuesta sirve solo hasta que llega una mejor.

A pesar de las polémicas, supone un ahorro de recursos poder catalogar bajo el mismo nombre un conjunto de realidades relacionadas.  Alexitimia comunica, con una sola palabra, una serie de rasgos clínicos que aparecen en distintos trastornos.

Si profundizamos un poco más, la definición más consensuada (García-Esteve et al., 1988) dice que la alexitimia se caracteriza principalmente por:

  1. Dificultad para verbalizar emociones, reconocerlas y utilizarlas como señales internas.
  2. Dificultad para localizar las sensaciones en el propio cuerpo.
  3. Tendencia a utilizar la acción como estrategia de afrontamiento ante situaciones conflictivas.
  4. Pensamiento concretista, desprovisto de símbolos y abstracciones.
  5. Rigidez en la comunicación preverbal, pocos movimientos corporales acompañando al discurso.

Asumiendo esta descripción, es necesario añadir que la alexitimia es un concepto de rango. No es una cuestión de presentar o no presentar alexitimia, si no de la medida en la cual está presente en la afectividad de una persona concreta en un momento dado.

La alexitimia puede aparecer en diferentes trastornos mentales (trastornos de ansiedad, depresión, cuadros somatomorfos, trastornos disociativos) y en trastornos físicos (asma, colitis ulcerosa, cáncer, diabetes u otras condiciones clínicas poco definidas como el dolor crónico).

¿A qué se debe la alexitimia?

La etiología de la alexitimia ha sido ampliamente investigada. Se ha conseguido formular alguna hipótesis explicativa, pero ninguna de ellas tiene el suficiente apoyo empírico para ser única ni mucho menos definitiva.

Existen teorías neuroanatómicas (  la alexitimia responde a algo que funciona de manera diferente en el cerebro y sus conexiones), teorías genéticas ( la alexitimia se relaciona con la herencia biológica), y teorías psicológicas (la alexitimia se explica por distintos proceso psicológicos).

Las teorías neuroanatómicas y las teorías biológicas tienen cierta capacidad para explicar lo que conocemos con el nombre de ALEXITIMIA PRIMARIA.

La alexitimia primaria es aquella que responde a causas biológicas: falta de comunicación entre el sistema límbico (emociones) y el neocórtex (razón) o bien, dificultad de comunicación entre los hemisferios cerebrales. Puede deberse a factores hereditarios en cuyo caso se manifiesta desde la infancia o puede aparecer como consecuencia de alguna enfermedad neurológica como sucede en el parkinson, los ictus o los tumores cerebrales entre otras.

Las teorías psicológicas podrían explicar la ALEXITIMIA SECUNDARIA.

La alexitimia secundaria respondería a causas traumáticas. Por ejemplo, se ha encontrado la presencia de alexitimia en personas diagnosticadas con trastornos por estrés postraumático. También se ha identificado como síntoma la alexitima en otros trastornos psicopatológicos como en depresión, anorexia, bulimia, adicciones…

Los datos de investigación parecen indicar una mayor prevalencia de alexitimia en el género masculino (este hallazgo se refuerza con los cánones sociales establecidos según los cuales el género masculino tiende a expresar menos sus emociones y sentimientos.

Se ha encontrado un índice mayor de alexitimia en poblaciones con un nivel socioeconomico y educativo bajo. También se ha relacionado la alexitimia con trastornos psicosomáticos y adicción a sustancias psicoactivas.

Alguna consideración más antes de terminar…

Hay evidencia científica que señala una situación en la cual la alexitimia como alteración de la afectividad NO es patológica, ¿adivinas?

SOLUCIÓN:

En la “temida” edad del pavo es completamente natural encontrarse con cierta dificultad a la hora de expresar, identificar y percibir emociones y sentimientos. ¡No pasa nada! La adolescencia es el el escenario último de entrenamiento para la vida adulta, y ¡ojo! es complicado, cada vez más.

Como dice una gran colega: “En algunos aspectos, para los padres lo bueno de la adolescencia de sus hijxs es que se termina”.

 

Como siempre, esperamos vuestros comentarios 😉

Sobre Carolina (Algún Psicólogo en la Sala) 31 Artículos
Psicóloga y Educadora Infantil. A mí sí cuéntame cuentos Cofundadora, administadora y creadora de contenido web en www.algunpsicologoenlasala.es

Sé el primero en comentar

Si además de leer, comentas...¡ERES DE 10!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.