My beautiful broken brain (Mi precioso cerebro roto)

«Llegué a casa y me fui a la cama. Me despertó un dolor de cabeza insoportable. Sentí que me moría. En estado de semiinsconciencia me di cuenta de que necesitaba ayuda. A trompicones llegué a un hotel cercano, pero no podía hablar. Después de eso, no recuerdo nada».

Lotge Sodderland, una chica londinense, salió con sus amigos una noche a ver fuegos artificiales. Se acostó al llegar a casa, pero se despertó con un terrible dolor de cabeza. Estaba confundida, apenas podía moverse, no podía controlar su cuerpo y tampoco su pensamiento. Sólo podía sentir dolor y mucho miedo. Necesitaba pedir ayuda, pero no podía hablar, alcanzar un teléfono o ponerse en pie. Como pudo salió de su casa y llegó hasta un hotel, no sabía lo que estaba pasando y perdió el conocimiento.

Tenía 34 años y había sufrido un derrame cerebral.

Así comienza My beatiful broken brain, la historia autodocumentada sobre el impacto de un accidente cerebro vascular en la vida de Lodge.

Un accidente cerebrovascular es una emergencia médica que ocurre cuando se detiene o se altera el flujo sanguíneo en una parte del cerebro. Un accidente cerebrovascular es eso a lo que llamamos ictus. Conocemos dos tipos de accidentes cerebrovasculares/ictus:

  1. Accidentes cerebrovasculares isquémicos: un vaso sanguíneo que irriga el cerebro se bloquea. Solemos llamarlo infarto cerebral.
  2. Accidentes cerebrovasculares hemorrágicos: un vaso sanguíneo cerebral se debilita, se rompe y derrama sangre al interior del cerebro. Solemos llamarlo derrame cerebral. Esto  fue lo que le pasó a Lotge.

Lo que sucede tras un accidente cerebrovascular es tan complejo como el cerebro mismo. Las consecuencias de un accidente cerebrovascular es lo conocemos como Daño Cerebral Adquirido (DCA).

El daño cerebral adquirido es la afectación en estructuras encefálicas- es decir, en alguna parte del cerebro– que sufre una persona, nacida sin ningún tipo de daño cerebral, como consecuencia de un accidente. Los accidentes que pueden causar daño cerebral adquirido no son únicamente los accidentes cerebrovasculares. Los tumores cerebrales, los procesos infecciosos –como la meningitis– o los traumatismos craneoencefálicos, entre otros, también pueden ser causa de Daño Cerebral Adquirido.

Pero sin palabrería, ¿qué es el Daño Cerebral Adquirido?

Pues dependiendo de la “ubicación del daño”, se puede manifestar con trastornos del movimiento, del lenguaje, del comportamiento, cognitivos, emocionales: debilidad, parálisis en alguna parte del cuerpo, problemas de visión, alteraciones en el habla, la lectura o la escritura, problemas de memoria y aprendizaje… Ni aunque quisiéramos, podríamos recoger todas las dificultades que se pueden presentar, pero como resumen: si depende del cerebro, puede verse afectado. (Pista: todo depende del cerebro).

Lodge presenta Daño Cerebral Adquirido tras un accidente cerebrovascular hemorrágico producido por una malformación congénita en los vasos sanguíneos. Los derrames cerebrales son menos frecuentes que los infartos cerebrales, pero presentan secuelas más graves.

«Cuando se produce una hemorragia tenemos que pensar que toda la sangre que sale expulsada de una arteria se derrama por todo el cerebro provocando hematomas, aumentando así la presión y provocando una mayor lesión de las neuronas. Para hacerlo más visual, imagínate un globo de agua muy lleno encima de una mesa llena de papeles. ¿Qué pasará cuando explote porque la presión dentro del globo es muy alta? Pues que al final el agua se expandirá y mojará todos nuestros papeles. Pues más o menos pasa lo mismo que ocurre en los ictus hemorrágicos».  Noemí Vega Ruiz 

La narración del documental nos permite ir descubriendo las secuelas del derrame de la mano de Lodge desde su experiencia en primera persona. Además, los efectos audiovisuales del documental intentan representar las sensaciones de Lodge y nos dan la oportunidad de entender mucho mejor qué es lo que está pasando.

Piensa en la sensación de hormigueo cuando se nos duerme una pierna y no responde a nuestras intenciones; cuando tienes en la punta de la lengua una palabra y no hay manera de decirla; cuando lees un texto complicado del que no entiendes tres de cada cuatro palabras; cuando un turista se dirige a ti en su idioma y no entiendes ni papa; cuando tienes un mal día y no te encuentras en ti; cuando todas las personas han entendido un chiste menos tú; cuando vas a buscar algo y de pronto te olvidas de lo que estabas haciendo, imagina la sensación que tienes cuando te levantas con sobresalto en medio de la noche… Ahora imagina esa sensación conviviendo contigo a partir de mañana. Mal, ¿no? Pues algo de esto le sucedió a Lodge, algo de esto le sucede a las 420.000 personas que viven en España con Daño Cerebral Adquirido.

*My Beautiful Broken Brain*

Pero, y aunque llegados a este punto el tono general sea triste, la historia de Lodge tiene otro mensaje.

Desde el primer día de consciencia tras el derrame, Lodge se propone volver a ser ella, mejorar, curarse y dejar que el derrame sea solo una historia de su pasado.

«Yo era una chica muy normal,muy ocupada, normal,bastante inteligente, pero ahora empiezo desde el principio.
Es extremadamente raro empezar de cero, es como estar colocada, la verdad es que no se cómo describirlo, cómo podría explicarlo, no puedo, nor…, nom.. este mundo normal nor…, normalidad. Estoy como…extraño sería la palabra para describirlo. Es difícil de…supongo que no hablo con mucho sentido. Lo siento. Ojala pudiera, sí. Lo intentaré».

Pero no puede. Por eso, tras un tiempo de duelo y asimilación consigue ver su nueva realidad desde otra perspectiva y estrenar su nuevo precioso cerebro roto.

«Creo que uno de los retos para los terapeutas es simplemente lidiar con el hecho de que tienen que trabajar con alguien que está recibiendo ayuda y que está siendo definido por sus limitaciones porque esa es la única manera de averiguar cómo mejorarlas y creo que la experiencia continua de ser definido por lo que ya no se puede hacer o por lo limitado que estás resulta devastadora».

La historia de Lodge nos habla de resiliencia, es una de esas historias de vida de las que todas las personas podemos aprender para, de alguna manera, vivir un poco más en paz.

«He aprendido que soy fuerte, pero también he aceptado mi vulnerabilidad, he aprendido a centrarme solo en lo que importa. Tan solo se necesita mucho tiempo para acostumbrarse a un cerebro nuevo.»

¡Feliz comienzo de semana!

 

Federación Galega de Dano Cerebral: www.fegadace.org

ADACECO (Asociación de Daño Cerebral A Coruña): www.adaceco.org

ADACE Lugo: www.adacelugo.org

ALENTO (Asociación de daño cerebral Vigo): www.alento.org

RENACER (Asociación de Daño Cerebral Adquirido Ourense): www.renacer-ourense.org

SARELA (Asociación de Daño Cerebral de Compostela): www.sarela.org

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *