La profecía autocumplida: ¿Algún Psicólogo en la Sala?

“Si una situación es definida como real, esa situación tendrá efectos reales”

 

Por favor, imagina lo siguiente:

Un amigo te va a presentar a alguien. Tú ya tenías planes y preferirías una tarde más íntima, pero bueno, aceptas.

Amigo: A ver como os lleváis, no sois muy del estilo pero bueno, maloserá. Es alguien del trabajo y hemos hecho algunas cosas juntos. Siempre me está llamando para quedar, así que pensé que hoy era un buen día para que se uniera al plan.

(Sabes quién es, has visto las cosas que comparte y comenta en Facebook. Está claro: no va a caerte bien).

(…)

Tú: Un placer conocerte. (La educación es lo último que se pierde y en casa te han enseñado así).

Alguien: Igualmente, me han hablado mucho de ti. (Esto te gusta, es una caricia para tu ego: hay gente por ahí que habla de ti a otras personas. Bien, algo es algo)

En un momento dado un comentario te hace sentir mal. No es importante, no es nada malo, pero no te ha gustado y de alguna manera lo  has interpretado como un ataque:

Alguien: Te había visto en foto, pero vamos…no pareces tú para nada.

 

El día avanza, evitas dirigirte mucho hacia este alguien. (No por nada, pero no quieres más disgustos. Quién sabe… a lo mejor sí le han hablado de ti, pero mal).

Alguien: Estaría bien ir a tomar algo, hace calor. Conozco un sitio cerca, tienen unos helados muy buenos. ¿Qué os parece?

 

A tu amigo le apetece y a ti también, pero evitas mostrarte con mucho entusiasmo. (La herida en tu ego sigue ahí).

Alguien: ¿No quieres, tú? Si no te apetece puedes proponer otro sitio.

(Qué borde es).

Alguien: Bueno, es verdad que son un poco caros, pero vale la pena.

(Flipas. ¿Qué pasa? ¿Piensa que no puedes permitirte un helado?)

Alguien: Quien calla otorga, ¡vamos!

(Vaya imbécil. Qué borde…pregunta y no te deja ni contestar. Y si no quisieras, ¿qué?, ¿decir que no y quedar fatal? Lo que te faltaba).

La heladería está bien. Al llegar te recomienda el helado de sandía.

Alguien: Está muy rico y además… ¡es fruta! Deberías probarlo, te sentará bien.

Tú: Vale, gracias.

(Maravilloso… ¿también va a tener problemas con tu alimentación?)

Ya casi anochece, no habéis vuelto a cruzar palabra. (Ni ganas tienes). Tu amigo propone ir a tomar algo a la plaza. Ya es tarde y lo aprovechas como excusa para irte. No estás cómoda, menos mal que ya se acaba.

 Si tú ya lo sabías…no iba a caerte bien.

 

¿Te ha pasado algo parecido alguna vez? 

¡Bienvenido profeta!

“Una profecía autocumplida es un fenómeno que se produce cuando una creencia falsa provoca comportamientos que acaban transformando la creencia falsa original en una creencia verdadera.”

Cuando, sin ninguna información, te aventuras con un “no me va a caer bien” estás modificando tu comportamiento. Si interiorizas esa idea, ¿por qué perder tiempo siendo agradable con alguien que te caerá mal? No harás ningún esfuerzo por serlo. Hay que ahorrar recursos, mejor ser agradable con quien te caiga bien. Y esto de ahorrar…se va a notar.

Desde ese momento, interpretarás todo lo que pase de manera que reafirme tu creencia: no te cae bien.

Los seres humanos evitamos lo que en psicología se conoce como disonancia cognitiva.

La disonancia cognitiva es la tensión que produce mantener al mismo tiempo dos pensamientos en conflicto.

 En este caso, se evita la tensión de que alguien te caiga mal y bien al mismo tiempo, eliminando de raíz la posibilidad de que te caiga bien.

La profecía autocumplida muestra hasta qué punto lo que pensamos transforma lo que hacemos, lo que sentimos y también lo que nos pasa. ¿Qué habría pasado si nuestra profecía fuese “me caerá genial”?  Con seguridad, estaríamos ante una realidad diferente.

 

Os dejos algunas cosas para aclarar ideas:

Uno de los ejemplos más bonitos que conozco de profecía autocumplida: Algo terrible va a pasar en este pueblo

Un video relacionado con este tema: El Efecto Pigmalion (seguro que os suena

Para saber más: https://www.youtube.com/watch?v=90mvm16AqZE

¿Qué otros ejemplos de profecía autocumplida se os vienen a la cabeza?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *