Inteligente emocionalmente: ¿Algún Psicólogo en la Sala?

¿Cómo vas de Habilidades Sociales?

Las habilidades sociales son el conjunto de comportamientos que nos permiten relacionarnos e interactuar con los demás de manera satisfactoria y eficaz.

Demasiado a menudo caemos en el error de asumir que las habilidades sociales se reducen a ser alguien agradable y simpático con los demás. Y, aunque seguro que esas características enriquecen nuestras relaciones, esto de las habilidades sociales va más allá.

Seguro que te suena familiar el término inteligencia emocional que en los últimos años ha empezado a ganar relevancia y presencia sobre todo en los contextos educativos.

(El otro día hablamos sobre inteligencias múltiples, puedes echarle un ojo pinchando aquí )

La inteligencia emocional no es más que la habilidad para comprender y regular las propias emociones y las de los demás.  En este sentido, las habilidades sociales son las distintas capacidades del ser humano emocionalmente inteligente.

Iniciar una conversación, hacer un cumplido, pedir ayuda, disculparse, formular una queja, responder a una acusación, decir no o expresar afecto son algunos ejemplos de habilidades sociales.

Las gemelas: Empatía y Asertividad

Seguro que en los ejemplos anteriores echabas de menos algo… No, no me olvido. La empatía y la asertividad son también habilidades sociales. Son las protagonistas, la esencia de las habilidades sociales y de la inteligencia emocional.

Me gusta presentarlas como las gemelas dentro de las habilidades sociales.

Empatía no puede estar sin Asertividad y Asertividad no sabe estar sin Empatía. Además, si quieres hacer algún plan con Asertividad, tendrás que invitar también a Empatía y viceversa. Y si no, olvídate de ellas.

La empatía y la asertividad funcionan como ejes clave dentro de las habilidades sociales. Esto quiere decir  que todas estas habilidades tienen como ingrediente principal a las hermanas gemelas.

Si quieres hacer un cumplido, pedir disculpas o rechazar una invitación, necesitaras empatía y asertividad.

¿Sabes hacer un cumplido, pedir disculpas o rechazar una invitación?

No hace falta que compartas la respuesta, es para ti. Pero tengo más preguntas: ¿sabes hacer todo eso sin mentir, sin excusas, sin herir a los demás y  respetándote a ti mismo?

Todos somos muy listos emocionalmente, pero ¿somos inteligentes? Tenemos una facilidad maravillosa para ir sobreviviendo a todos nuestros encuentros. Por ejemplo, nos hemos inventado algo que llamamos mentira piadosa y que usamos para poder mentir sin considerarnos mentirosos.  Pues eso, muy listos.

Las habilidades sociales pertenecen a nuestra naturaleza, llegamos al mundo preparados para adquirirlas y el contacto con los demás es nuestro entrenamiento. Entrenamos toda la vida, vamos cambiando de táctica y gracias a la práctica comprobamos si lo que hacemos funciona o no. Pero a veces nos confundimos y lo que creíamos que estaba funcionando, un día deja de hacerlo.

Las habilidades sociales se desarrollan de una manera natural a lo largo de la vida, pero no siempre se desarrollan bien. No se desarrollan bien cuando nos dan problemas, nos hacen sentir mal o nos impiden conseguir nuestros objetivos.

A veces estamos tristes como consecuencia de una falta de habilidades sociales, a veces perdemos oportunidades, dejamos que personas importantes se vayan o incluso somos nosotros los que nos vamos.

La falta de habilidades sociales nos hace sufrir y a veces, nos hace enfermar. Por eso  las habilidades sociales son importantes, por eso es importante entrenarlas y por eso…

¡abrimos una nueva sección dedicada por completo a ellas!

En el primer capítulo de Inteligente Emocionalmente: La asertividad, ¿qué es eso?

4 comentarios Añade el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *