El menú infantil y otras faltas de respeto: ¿Algún Psicólogo en la Sala?


-Comenzaremos con una ensalada de tuétanos de verdura con marisco y crema de lechuga de caserío. Después, tomaremos el salmonete con cristales de escamas comestibles y bombón líquido de chipirón. Y para compartir el pichón asado a baja temperatura al carbón con bocaditos de patata y trufa.

-Perfecto, y ¿para el niño?

-Para el niño nos traes el menú infantil número dos, arroz y salchichas.


Empezaré confesando que no. Nunca he tenido la oportunidad de comer en un restaurante de estas características. Pero sí he comido en otros restaurantes, he leído sus cartas y me he encontrado, más veces de las que me hubiera gustado, con este curioso apartado de “menú infantil”.

El menú infantil es una opción, cada vez más extendida, de comida para los más pequeños que ofrecen algunos restaurantes. De primeras, podríamos pensar que alguien se ha tomado la molestia de ajustar su oferta a las posibles necesidades de alimentación de los más pequeños. Pero esta idea se desvanece al comprobar qué platos son clasificados como “infantiles”.

Salchichas, huevos, patatas fritas, mini hamburguesas, pizza, palitos de merluza fritos, arroz con tomate… acostumbran a ser los clásicos en los menús infantiles. Yo no tengo ningún problema con estos platos ni con ningún otro, pero eso no es infantil.

definicion infantil

Supongo que fue una gran idea la primera vez que alguien pensó en incluir una oferta para el público más joven. También supongo que la idea no la tuvo un cocinero ni un nutricionista. Y lo supongo porque lo que hay detrás de los menús infantiles no es exactamente una preocupación por la alimentación infantil.

¿Por qué dicen infantil cuando quieren decir cómodo?

Hay alimentos que por su textura, por su sabor, y sobre todo por su familiaridad son mejor aceptados por algunos niños.

Hay adultos que identifican muy rápido cuales son esos alimentos y, en consecuencia, son los que más ofrecen a sus niños.

Así, los niños se enfrentan diariamente a una tarea sin esfuerzo a la hora de comer: no hay elementos nuevos ni necesidad de aprender.

Y esto no es exactamente algo condenable, pero es algo que pasa con mucha frecuencia y que nos ayudará a contestar la pregunta que encabeza: ¿por qué infantil si quieres decir cómodo?

Una vez inmersos en este círculo vicioso de “como lo que me gusta y solo me gusta lo que como”, parece poco probable probar algo nuevo sin algún que otro problemilla de ejecución (llantos, patadas, platos al suelo, gritos… y demás condimentos indeseados para una velada perfecta).

Esto lo sé yo, como lo sabes tú. Y para alguien más, que también sabía esto, la solución estaba clara: menú infantil.

La psicología del menú infantil

¿Has oído alguna vez eso de “los niños y los borrachos siempre dicen la verdad”? Pues sí, en parte es así y hay una explicación para ello.

Aunque de primeras sea raro de leer, los niños y los borrachos tienen algo en común. Los niños y los adultos en estado de embriaguez se caracterizan por no tener ni censura, ni mesura. Se comunican y actúan sin filtros. Los primeros porque aún no tienen y los segundos por tenerlos temporalmente deshabilitados.

Los niños son críticos sin piedad (que no crueles), se aferran a lo que les gusta y rechazan lo que no, no tienen ningún problema en echarse a reír si encuentran algo gracioso, de la misma manera que no se reirán por compromiso de un chiste malo que cuente el abuelo. Digamos que todavía no saben mucho sobre lo políticamente correcto y que en eso de la asertividad todavía están en el paso de conocerse a ellos mismos.

Por eso, si el menú infantil les gusta tiene que ser por algo. Allá van unas pistas:

  1. Familiaridad: El menú infantil suele estar compuesto de alimentos que nuestros niños ya conocen. Prueba si quieres, pero dudo que encuentres en un menú infantil algo sorprendente, exótico o que no puedas encontrar en la sección de precocinados del supermercado de tu barrio. Es muy poco probable que encuentres algo que no puedas hacer tú en casa si tienes dos nociones básicas de cocina.

2. Biología: Otra característica de los alimentos que componen el menú infantil es su alto contenido en calorías. No es una casualidad que, habitualmente, entre las comidas preferidas de los niños se encuentren alimentos hipercalóricos: las galletas, el chocolate, los gusanitos, las patatas fritas…

La preferencia por los alimentos hipercalóricos es una característica biológica básica en la infancia que tiene como objetivo evitar la posibilidad de desnutrición. Su paladar lo sabe y actúa en consecuencia.

(Claro que entre los niños que comen en restaurantes, no es muy probable una situación de desnutrición.)


3.Aprendizaje asociativo: Mira este anuncio, te lo va a explicar mucho mejor que yo.

 

“A mí, la verdad, lo que más me gusta de la pizza es que siempre hay mucha gente en casa, estamos todos juntos y me lo paso superbién, eso es lo que de verdad me gusta.”

 

Los alimentos nos gustan por lo que nos hacen sentir. Primero, necesitamos saciar la sensación de hambre, pero el placer llega después de eso. Comemos por la boca, pero con el cerebro.

Por eso nos gustan más los alimentos que de alguna manera llevan implícita una sensación de felicidad asociada a otras personas, a situaciones festivas o a momentos de distensión.

Por ello, el menú infantil ofrece alimentos que, al menos potencialmente, pueden hacernos felices.

El menú infantil y otras faltas de respeto.

Sabemos qué es el menú infantil y sabemos que funciona. Ahora veamos los motivos por los cuales esta opción puede ser una falta de respeto, cometida sin querer, hacia los más pequeños.

Elegimos menú infantil porque queremos asegurar que los niños coman. Y el éxito está en la repetición. Como sabemos que un plato funciono una vez, repetimos y así evitamos sorpresas desagradables.

Claro que también evitamos una oportunidad perfecta para que los niños conozcan algo nuevo, un alimento, una forma de cocinar, nuevos sabores… Los privamos de una nueva experiencia porque es más cómodo para nosotros así.

También elegimos menú infantil porque pensamos que el resto de platos no les gustarán. Asumiendo, entonces, que nosotros sabemos lo que puede o no gustar a los niños. Con esto asumimos también una situación de superioridad respecto a ellos tan desproporcionada que nos lleva a no darles la oportunidad de descubrir y expresar qué es lo que les gusta.

El menú infantil es también nuestra oportunidad de disfrutar de un momento de tranquilidad. Ya que no hay nada nuevo, los niños pueden arreglárselas prácticamente solos comiendo y así los mayores podemos hablar.

Aunque si lo piensas bien, los mayores siempre queremos hablar, y ya que en el día a día tenemos poco tiempo y demasiadas cosas que hacer, salir a comer fuera podría ser un buen momento para ceder el protagonismo a los pequeños. (Por otro lado, también podemos hablar con ellos. Son personas).

Es sin querer, pero si privamos a los niños de oportunidades de aprendizaje, tenemos la sensación de saber sobre ellos más que ellos mismos o buscamos que no “molesten”, les estamos faltando al respeto.

Todas las situaciones son situaciones educativas. No hay un interruptor, ni podemos decidir cuándo estamos educando por muchos horarios que nos marquemos. Se educa cuando tenemos intención y cuando no la tenemos. Se aprenden cosas en el colegio, pero también en los restaurantes.

Es muy importante tener esto presente para evitar errores que, cuando son esporádicos son inofensivos, pero que pueden marcan la diferencia cuando se repiten.

La alimentación, la buena y la mala, marca la diferencia entre personas sanas y personas menos sanas, entre personas con buenos hábitos y personas con hábitos perjudiciales.

Y como a comer se aprende, qué menos que intentar ser los mejores educadores que podamos para nuestros niños.

Os dejo con una frase del chef francés Joël Robuchon que resume todo lo que hoy os quiero contar:

“Cuando mi madre nos daba el pan, repartía amor.”

                                             ♥

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *