Dinámicas de grupo en entrevistas de trabajo: algunos consejos para afrontarlas

Cada día son más frecuentes las entrevistas de trabajo grupales, especialmente en las empresas más grandes y para optar a ciertos tipos de puestos como, por ejemplo, de atención al público. La gente en búsqueda de empleo lo sabe, e intenta informarse sobre cómo afrontar este tipo de entrevistas con éxito. En mi opinión, sobre todo en lo que respecta a las dinámicas de grupo dentro de las entrevistas grupales, todavía existe bastante desconocimiento sobre el tema, y es por ello que en este artículo intentaré proporcionar una serie de claves para que, al menos, podamos ir más tranquilos a las entrevistas grupales y seamos capaces de enfrentarlas con éxito.

Antes de nada, quiero hacer una aclaración con respecto a entrevistas grupales y dinámicas de grupo. No son términos equivalentes, pero es verdad que en la mayoría de entrevistas de trabajo en grupo se plantea algún tipo de dinámica de grupo. Las dinámicas de grupo son, para explicarlo de manera sencilla, cierta clase de juegos o pruebas en las que existen interacciones entre los miembros del grupo, con el objetivo de que un tercero (observador pero no participante) pueda estudiar las relaciones interpersonales que surgen y los roles que adopta cada integrante en el grupo.

¿Por qué se utilizan dinámicas de grupo en entrevistas de trabajo? Es sencillo: permiten observar en un contexto controlado las actitudes y aptitudes de los candidatos, ver cómo se manejan socialmente, y conocer aspectos como la inteligencia emocional o la asertividad. Es decir, de ellas se extrae mucha información valiosa para el entrevistador en un periodo de tiempo corto y evaluando a varios candidatos a la vez.

Como ya he mencionado, las dinámicas de grupo suelen plantearse como una especie de acertijos, juegos o role playings. A continuación, os describo el enunciado de un ejemplo típico de dinámica de grupo.

“En un viaje al espacio, vuestra nave sufre un percance. Apenas tenéis tiempo para meteros en la cápsula de emergencia, y debéis decidir qué cosas os lleváis para intentar sobrevivir en el espacio hasta que acudan a rescataros”. Debéis acordar entre todos y en equipo el orden de prioridad que daríais a los siguientes objetos:

– Cerillas.
– Alimentos concentrados.
– 25 metros de cuerda de nylon.
– Seda de paracaídas.
– Aparato portátil de calefacción.
– Dos pistolas del 45.
– Leche en polvo.
– Varios tanques de oxígeno.
– Un atlas o mapa del cielo.
– Una canoa autoinflable de salvamento.
– Una brújula.
– Cinco bidones de agua.
– Pistola de cohetes de señales.
– Botiquín de urgencias con jeringuillas.
– Receptor – emisor de ultracorta, alimentado por
energía solar.

Fuente: CSIC

Suele ocurrir que exista un límite de tiempo para realizar el ejercicio (por ejemplo, 30 minutos). Como veis, es fácil entender lo que nos piden, ¡lo que no es tan fácil es saber cómo debemos comportarnos!

Por ello, a continuación os daré 5 consejos para que podáis afrontar con solvencia cualquier dinámica de grupo:

  1. No existe una única solución: en efecto, la mayoría de estos ejercicios no tienen un final “correcto”. Es más, muchas veces la conclusión final a la que lleguéis no importa. ¿Por qué nos proponen el ejercicio, entonces? Pues bien, como ya hemos comentado, el objetivo es ver cómo os desenvolvéis cuando formáis parte de un grupo y cuando interaccionais con otras personas. Aunque es importante implicarse, ¡no os obsesionéis con hallar LA respuesta!
  2. “Ganar” no es lo importante…: ¡De verdad! Hay mucha gente que cree que lo importante de estos ejercicios es “hacer que los demás hagan lo que tú dices” o “saber imponerte”. Eso es un error, y puede ser bastante grave. La dinámica de grupo permite al entrevistador ver si vuestras capacidades y actitudes son las adecuadas para el puesto al que os postuláis, así que las conductas deseables variarán en función del puesto en cuestión.
  3. …Pero hay cosas que siempre gustan: Independientemente de las características deseables para el puesto de trabajo, hay ciertas conductas que siempre llaman la atención del entrevistador de manera positiva. A continuación os propongo algunos ejemplos:

    -Trabajo en equipo (“a ver, vamos a organizarnos: para poder salvarnos todos es mejor que nos dividamos las tareas”)

    -Empatía (“María, veo que estás muy callada, ¡seguro que tienes algo valioso que aportar!”)

    -Motivación (“Venga, ya casi lo tenemos, ¡hay que centrarse!”)

    -Asertividad (“Entiendo tu punto de vista, no obstante, yo opino que llevarnos una brújula magnética al espacio no será muy útil, ya que sin el campo magnético de la Tierra no funcionará bien”)

    -Creatividad (“Aquello a lo lejos parece una nave ¿Qué os parece si probamos a atar una cuerda a la canoa hinchable y salimos a intentar llamar su atención?”)

  4. También hay cosas que nunca gustan: Justo lo contrario al punto anterior. Hay ciertas actitudes y comportamientos que nunca hablarán en vuestro favor dentro de una dinámica de grupo:

    -Presentar una mala actitud (ante el problema o los participantes)

    -Mostrar inseguridad (titubear demasiado, mantener una postura corporal “cerrada” como por ejemplo cruzarse de brazos…)

    -Tratar mal a otros participantes o menospreciar sus aportaciones

    -No escuchar al resto de participantes o interrumpirlos

    -No tomarse en serio la prueba o no participar activamente

    -Proporcionar respuestas aleatorias o irreflexivas

    -En líneas generales: mostrar un comportamiento excesivamente pasivo o demasiado agresivo

  5. Lo que importa es la actitud: Por último, y recogiendo un poco la esencia de todo lo dicho anteriormente, diré que lo que importa de verdad es que seáis vosotros mismos. De nada vale que intentando aplicar los consejos anteriores a rajatabla perdáis vuestra esencia, vuestra marca personal, y acabéis interpretando un papel. Ya hemos dicho que el entrevistador querrá valorar vuestras capacidades y actitudes, y si detecta algún tipo de discordancia, sospechará que estáis fingiendo ser quien no sois, y lo más probable es que os descarte como candidatos. Lo mejor es, aunque suene a topicazo, que seáis auténticos y os comportéis con normalidad, lo cual no impide que os esforcéis en hacerlo bien. Como se suele decir, ¡sed la mejor versión de vosotros mismos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *